Portada > PYMES > Sólo un 30% de las pymes renuevan su logotipo después de 10 años

Sólo un 30% de las pymes renuevan su logotipo después de 10 años

Sólo un 30% de las pymes renuevan su imagen corporativa después de diez años; sin embargo, el 80% de las grandes empresas ellas sí que llevan a cabo el rediseño de su imagen o logotipo en un plazo que...

Según manifiesta la agencia en un comunicado, esta tendencia indica que “existe una cierta inmovilidad y resistencia de las marcas a modificar los patrones de su imagen corporativa y de su logotipo”.

El estudio detalla que en todos los momentos en los que las empresas realizan un cambio de imagen, aquellas que quieren modernzar su aspecto , el cambio o el rediseño de su logotipo es uno de las partes más importantes para llevar a cabo un cambio de “look” corporativo”.

De hecho, según Cerotec, una mejor visibilidad y mejor percepción de la imagen de la empresa se traduce, en algunos casos, en mejoras del 15% en el nivel de facturación

Cada vez más, los colores, los icono o el estilo de las letras sirven para reflejar el espíritu de una empresa de manera que se buscan diseños más modernos que sirven para que la empresa se adapte a una sociedad que Cerotec define en una nota de prensa “cada vez más dinámica y cambiante”.

Los objetivos de las empresas con el cambio o rediseño de su logotipo según Cerotec

El estudio llevado a cabo por Cerotec indica también cuales son los principales objetivos que se persiguen con el cambio y rediseño de los logos empresariales.

El primero de ellos tiene que ver con al importancia de la imagen multimedia que tiene casi tanta importancia como el lema de la compañía. Las empresas cada vez más buscan que la imagen refleje una idea que se fije en la mente de su potencial consumidor.

También el segundo objetivo gira en torno al consumidor, ya que con el cambio en el logo se intenta conectar a este consumidor final con el producto o servicio que vende la empresa. y la forma de identificar mejor estos productos es a través de una imagen.

El tercer objetivo tiene que ver más con la propia empresa, ya que se trata de modernizar pero sin un cambio radical que permita reflejar la esencia y la personalidad de la marca a través de su logotipo.

Además de modernizar, también se intenta según se refleja en el cuarto objetivo, facilitar al consumidor que el recorrido visual que éste haga al observar al logotipo.

Y por último, el quinto objetivo determina la necesidad de que el nuevo logotipo se adapte a las ‘modas’ existentes en el momento más actual.