Portada > AUTÓNOMOS > Autónomos que no estarán obligados a pagar más

Autónomos que no estarán obligados a pagar más

No todos los autónomos tendrán que pagar más en 2019. Hay casos excepcionales que no deberán afrontar la subida de las cotizaciones.

Autónomos exentos

Este año ha subido la cuota de autónomos, y este tipo de profesionales pagarán en torno a 64 euros más al año. Sin embargo, hay excepciones. Hay autónomos que quedan exentos del pago de la cobertura obligatoria de todas las contingencias establecidas.

Autónomos exentos

Los autónomos, en general, van a pagar más porque en 2019 tienen que sumarse, obligatoriamente, a coberturas que antes eran voluntarias: contingencias profesionales, cese de actividad y formación, principalmente. Sin embargo hay tres modalidades de autónomos que pagarán lo mismo que en 2018, y no estarán obligados a acogerse a esas coberturas.

Uno de ellos son los autónomos incluidos Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA).

En segundo lugar, los socios de cooperativas incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o autónomos que dispongan de un sistema intercooperativo de prestaciones sociales, complementario al Sistema Público.

Según recoge la normativa del Decreto Ley que establece las condiciones de las exenciones, los religiosos y religiosas de la Iglesia Católica tampoco también estarán exentos.

Casos especiales de autónomos que no pagarán más

A partir de aquí, analizamos otra serie de casos con excepciones respecto a la obligación de cotizar por todas las coberturas. Por ejemplo, quienes compatibilicen la jubilación y el trabajo por cuenta propia, así como los que coticen con 65 años o más tampoco. A ellos tampoco se les exigirá la cotización por cese de actividad ni por medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora.

Los autónomos beneficiarios de la denominada tarifa plana, que se hayan dado de alta a partir del 1 de enero de 2019 o del 31 de diciembre de 2018 disfrutarán de la cuota anterior a la que se incluirán todas las contingencias, incluidas las de accidentes de trabajo y enfermedad profesional. No obstante, se exceptuará la cotización por cese de actividad o Formación Profesional.

Finalizado el periodo máximo de disfrute de los beneficios de cotización el autónomo deberá abonar la cotización correspondiente por todas las contingencias protegidas a partir del día primero del mes siguiente al que se produzca esa finalización.

No obstante, aquellos trabajadores autónomos que a 31 de diciembre de 2018 ya disfrutaran de la tarifa plana y tuviesen la cobertura de la protección por cese de actividad mantendrán la misma debiendo cotizarse obligatoriamente también en estos casos por Formación Profesional.

Pluriactividad

Por último, los autónomos en situación de pluriactividad mantendrán la opción de cotizar o no por incapacidad temporal derivadas por contingencias comunes (IT/CC), de modo que la cobertura de dicha contingencia es voluntaria mientras permanezcan en esta situación.