Portada > AUTÓNOMOS > A las grandes empresas les compensa ser morosas

A las grandes empresas les compensa ser morosas

La Comisión Europea insta a los países a tomar medidas y aplicar las leyes de forma inflexible para acabar con la desaparición continuada de las pymes.

morosidad grandes empresas

La morosidad es uno de los principales causantes del cierre de empresas en el el sur de Europa. Según apunta la Comisión Europea, la erradicación de la “morosidad crónica” en países como Italia, España o Portugal evitaría que se cerrasen entre 124.000 y 2.800 empresas al año.

Estos datos se respaldan en las cifras aportadas por el Baremo concursal de 2018 publicados en el BOE, y en los que se aprecia que el 66% de los concursos lo representan los activos inferiores a 2 millones de euros, mientras que las empresas con un activo superior a los 30 millones de euros tan solo suponen el 2% del total.

En cuanto al número de empleados, también es proporcional. Las pymes con menos de 50 personas en plantilla fueron las que se vieron más afectadas por las quiebras, representando un 67% del total, mientras que las empresas con más de 250 empleados componen el 33% restante.

Tras el análisis de estos datos, la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español señala que a estas grandes empresas les interesa ser morosas; bien sea realizando los pagos fuera de plazo (duplicando incluso el tiempo estipulado de 60 días) o directamente, no realizando el desembolso. Esto incluye también a las Administraciones Públicas, que no se salvan de la morosidad.

La solución sería sencilla, según apunta la Confederación en su publicación Apyme Digital, si el Gobierno hiciese caso a las indicaciones de la Comisión Europea, desde donde insisten en aplicar la norma de forma estricta y no como han hecho hasta el momento.

En otros países, en donde ya han empezado a buscar soluciones a este gran problema, se han endurecido las leyes y se han creado instituciones que velan por la ejecución de los pagos. De este modo la morosidad no queda impune y, además, motiva a las demás empresas a llevar sus retribuciones al día para así evitar las sanciones pertinentes.