Portada > AUTÓNOMOS PYMES > El microemprendedor francés para acabar con el autónomo que trabaja en negro

El microemprendedor francés para acabar con el autónomo que trabaja en negro

El modelo plantea exenciones y facilidades para tratar de incluir en el sistema a aquellos que deciden trabajar en 'B'

Microemprendedor

La economía sumergida genera desigualdades competitivas entre empresas o autónomos, y dificulta la recaudación de impuestos. Según datos de Getsha, Sindicato de Técnicos del Ministerio de Haciencia, este tipo de cobros en negro se acercan al 24% del producto interior bruto (PIB) del país.

Con el objetivo de introducir en el sistema a las actividades que, bien por dificultad o por ingresos bajos, deciden trabajar en negro, se creó en Francia la figura del microemprendedor. Que también tenía el objetivo de favorecer la entrada al mercado laboral de cierto tipo de perfiles laborales.

El micro-emprendedor francés busca estimular y aumentar el trabajo autónomo. Incluso en la modalidad de pluriactividad, por lo que no es necesario que se dediquen en exclusiva a una sóla actividad, sino que puede ser complementaria a otro trabajo u ocupación; como es el caso de estudiantes o incluso funcionarios y jubilados.

Beneficios de este sistema

El principal atractivo de esta modalidad de trabajador por cuenta ajena está en la facturación del IVA. Si no se rebasa el límite de 33.200 euros (en los casos de prestación de servicios) o los 82.800 euros (cuando se trate de vender mercancías), no se incluirá este impuesto.

Además, existen otros aspectos que actuarían como reclamo. Por ejemplo, la facilidad para darse de alta y baja (que se puede hacer a través de internet y de forma simple), tener una cotización en función de lo que se ha facturado, la diferenciación de los bienes privados frente a los que atañen a su actividad en casos de embargo o “la exoneración de cotizaciones sociales”, por poner algunos ejemplos ya activos en la mencionada fórmula francesa.

Dicho sistema es de hecho analizado y propuesto como incentivador de nuestra economía y mercado laboral en ‘La Fiscalidad del trabajador Autónomo’, TFG elaborado por Eduardo Martín,  con la tutoría de Miguel Cabrera Pérez-Camacho; del Departamento de Derecho Financiero y Tributario, de la Universidad de La Laguna. En dicho estudio, se propone una adaptación de la idea francesa a nuestro país, pues permitiría la tributación de muchas de las personas que a día de hoy trabajan en la economía sumergida, lo que sería “un paso en la buena dirección”, según las conclusiones del análisis.