Portada > AUTÓNOMOS PYMES > Cómo y cuándo utilizar la autogestión

Cómo y cuándo utilizar la autogestión

La autogestión como estrategia empresarial

juan ferrer autogestión

En un mundo de constante cambio, las empresas deben esforzarse cada día por adaptarse a ellos . Una buena autogestión puede ser una estrategia clave para para poder desarrollarse y crecer. Desde EFE hemos querido hablar con Juan Ferrer, experto en gestión del cambio, para que nos cuente cómo deben enfrentarse las empresas a esos cambios y cómo resolver los posibles problemas a los que se enfrentan.

¿En qué consiste la autogestión empresarial?

Más bien diría la autogestión “organizacional”, puesto que también lo hemos implantado en organizaciones públicas. La autogestión consiste en dar libertad a los miembros de un equipo para buscar la forma más eficaz y eficiente de resolver el trabajo que tengan que hacer. Es una libertad “organizada”, alejada de la visión simplista de muchos que dicen que es anarquía. Partiendo de la madurez o de una formación básica (escucha activa, gestión de conflictos, toma de decisiones conjunta, etc.) el equipo debe encontrar la mejor manera de organizarse. Y lo más brillante de esta cultura es, como dicen en Spotify, “la solución de hoy, puede ser el problema de mañana”, es decir, lo que hoy funciona, puede que lo tengamos que cambiar mañana. Es el propio equipo el responsable del buen funcionamiento. Ya no vale el victimismo o echar la culpa a un jefe o superior, porque cada persona puede ser líder en un momento determinado para proponer y ejecutar un cambio y ser coherente con el espíritu de la mejora continua que debe formar parte del ADN del equipo.

¿Cómo de importante crees que es para el buen funcionamiento de una empresa?

En mi experiencia he encontrado siempre las mismas tres causas de todos los problemas en las organizaciones: falta de comunicación (que genera conflictos, falta de transparencia, rumorología, guerras de poder, emails colapsados, etc.), falta de participación (es aquí cuando surge la resistencia al cambio y la falta de implicación) y la ausencia de Kaizen (ambición por la mejora continua). Cuando se implanta la autogestión, si queremos hacerlo bien, y para ello hay herramientas “Agile” que aportan la metodología adecuada (standing-up meetings, retrospectivas, kanban, etc.), el propio equipo es responsable y víctima de cómo funcione. He visto que en España (y diría que en el mundo en general) hay dos formas de gestionar las cosas que se hacen mal. La primera es quejarse y no hacer nada. Y la segunda es dejar de hacerla. La autogestión obliga a implantar la tercera: “¿qué hacemos para que esto funcione?”.

¿Qué problemas se pueden resolver aplicando una buena autogestión en una compañía?

El primero es la motivación e implicación de las personas. Imposición genera resistencia. Participación genera implicación. En segundo lugar, afloran las ideas, puesto que en muchas ocasiones, la gente siente que o bien no se le escucha o el ego de algún jefe frenará, castrará o se atribuirá alguna idea. Por otro lado, atraeremos al talento, puesto que las nuevas generaciones que aportan valor, buscan eso, aportar algo con su talento y no ser unos meros músicos de orquesta sinfónica. Ellos quieren improvisar, y que se les escuche. Otro problema que resuelve es el del propio liderazgo. Estamos arrastrando una visión del super líder unipersonal. La autogestión implica activar el liderazgo colectivo, donde se genera el espacio, el respeto y el reconocimiento para que todos puedan ser líderes en algún momento, para cambiar, mejorar o innovar en algún aspecto. Bienvenido al liderazgo colectivo.

¿Cuáles dirías que son los principales fallos de las empresas hoy en día? ¿Cómo podrían mejorarse?

Einstein decía “un problema no se puede resolver en el mismo nivel de conciencia que se creó”. No podíamos resolver los problemas de MS-Dos con Ms-Dos. Hubo que crear Windows y lo mismo pasa con éste, cuando surge Linux. Hay problemas que son endémicos a la propia naturaleza del sistema. Por ello surgen otros sistemas. No veo cómo el egocentrismo, la guerra de poder, los reinos de taifa, el control, y la limitación de carreras profesionales pueden resolverse dentro del modelo piramidal burocrático. Hay otros modelos como Teal, Holocracia, Holarquía o el Sistema Operativo Dual que a través de la autogestión resuelven los problemas de las empresas hoy en día, que podrían resumirse en tres: falta de rapidez, agilidad y motivación.