Portada > AUTÓNOMOS > Declaración de la Renta en autónomos: ¿cómo rebajar la factura fiscal?

Declaración de la Renta en autónomos: ¿cómo rebajar la factura fiscal?

Desde este año se pueden deducir los gastos de dietas y, si el trabajo se lleva a cabo en casa, hasta un 30% del las facturas de la vivienda.

Factura fiscal Declaración autónomos

Sólo aquellos autónomos que facturan menos de 500 euros al año están exentos de cumplir con la Agencia Tributaria realizando la Declaración de la Renta. Está claro que son una minoría, por lo que el resto debe rendir cuentas a la Administración. Pero, a la hora de realizar el trámite, son muchos profesionales por cuenta propia que se preguntan cómo pueden rebajar la factura fiscal. Desde la web de La Caixa dan algunos consejos para hacer esta reducción posible.

Reducciones generales para autónomos

Por un lado, si aún está a tiempo de aplicar la deducción por adquisición de vivienda habitual se puede amortizar la hipoteca. Por otro, se pueden añadir las cuotas destinadas a un plan de pensiones siempre hasta 8.000 euros. Esta rebaja con el plan de pensiones vendrá marcada según los puntos vigentes de IRPF que son: del 19% desde 0 hasta 12.450 euros, del 24% desde 12.451 hasta 20.200, del 30% de 20.201 hasta 35.200 euros, del 35% desde 35.201 hasta 60.000. A partir de esa cifra será un 45%.

Gastos de la actividad

Además, hay una serie de gastos que también se pueden desgravar en la Declaración de la Renta. Estos son los gastos por consumos de explotación para realizar la actividad, los sueldos y salarios propios y de trabajadores, otros gastos de personal como las cuotas de planes de pensiones, el arrendamiento (u otros cánones que tuviera) del inmueble donde se lleva a cabo la actividad profesional u otros servicios profesionales independientes necesarios para realizar dicha actividad.

También se podrán integrar para la rebajar la factura los tributos que sean fiscalmente deducibles como puede ser el IBI, los gastos bancarios, las pérdidas por deterioro del valor de elementos patrimoniales o algunos como las primas de seguro de enfermedad. En los casos en los que se haga el método de estimación directa de forma simplificada se podrá deducir un 5% de la diferencia entre ingresos y gastos hasta un máximo de 2.000 euros.

Este año se han añadido dos nuevos tipos de gastos a añadir. El primero tiene en cuenta aquellos autónomos que trabajan desde su vivienda habitual y permite desgravar hasta un 30% de los consumos de luz, agua electricidad, etc. Para ello se tendrán en cuenta los metros de vivienda destinados a la realización de la actividad.

El segundo gasto que ahora también se puede deducir son las dietas, siempre que se abonen con tarjeta y que se realicen en establecimientos restauración y hostelería mientras se desarrolla la actividad. Dentro de España los límites diarios serán de 26,67 euros para las comidas y 53,34 euros si se pasa la noche fuera. En caso de tener que realizar la actividad en el extranjero suben hasta los 48 euros y 91,35 respectivamente.