Portada > AUTÓNOMOS PYMES > Todo lo que debe saber el autónomo sobre la inversión del sujeto pasivo

Todo lo que debe saber el autónomo sobre la inversión del sujeto pasivo

El sujeto que reciba este tipo de factura no puede ser un particular, siempre debe ser un profesional autónomo o empresa.

Inversión del sujeto pasivo

La inversión del sujeto pasivo es aquella en la que el IVA lo paga el cliente y no el autónomo. Un hecho que no es muy común, pero del que se pueden dar casos. Así lo marca la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, sobre el Valor Añadido, y lo explican en Declarando, una asesoría fiscal online.

Es importante tener en cuenta que este tipo de facturas no se pueden hacer a cualquier tipo de cliente. Sólo deberán emitirse a otros profesionales autónomos o empresas, nunca a particulares.

Situaciones que dan lugar a la inversión del sujeto pasivo

La inversión del sujeto pasivo tiene lugar cuando  las actividades o servicios las realicen profesionales residentes en territorios en los que no se aplica el IVA, como pueden ser Ceuta, Melilla o Canarias. El caso más común de esta modalidad se da en compras intracomunitarias, aunque en ambos casos hay excepciones. Por ejemplo, en compras intracomunitarios no habrá inversión del sujeto pasivo cuando el vendedor está en régimen de Franquicia, cuando sean operaciones derivadas de exportaciones, o cuando el receptor de la factura pertenezca al régimen especial de agricultura, ganaderia y pesca, según explica el portal especializado Iberley.

Desde Declarando, desgranan más casos. Por ejemplo, en los que el oro sea un producto de inversión, semielaborado o sin elaborar, y de ley de 325 milésimas o superior. En este mismo sector, se podrá hacer en las entregas de plata, platino y paladio, siempre que sean en polvo o semielaborado.

En casos de desechos industriales de hierro, papel, cartón o vidrio, así como en los derechos de emisión de efecto invernadero se permite la inversión del sujeto pasivo. También en las rehabilitaciones de locales para negocios y en las ejecuciones de obra.

Además, en las reventas de teléfonos móviles, consolas, ordenadores portátiles o tabletas, incluso cuando el empresario que hace la compra no es vendedor y siempre que supere los 10.000 euros.

Por último, también se podrá efectuar en los casos de entregas inmobiliarias consecuencia de procesos concursales y en las entregas con denuncia a la exención del IVA por parte del propio sujeto pasivo.

¿Cómo emitir este tipo de facturas?

Los autónomos que emitan este tipo de facturas sólo deben cobrar la base imponible, sin el IVA. Debe quedar constancia en la propia factura de que es con inversión de sujeto pasivo y mencionar la Ley citada anteriormente. Además se deberá reflejar en el Modelo 303 (casilla 61) y en el Modelo 390 anual.

Por su lado, los profesionales o empresas que reciban este tipo de facturas deben abonar el IVA, reflejarlo en el Modelo 303 (tanto en IVA devengado como en el deducible) y en el Modelo 390.