Portada > AUTÓNOMOS > El autónomo puede emitir facturas en el idioma que desee

El autónomo puede emitir facturas en el idioma que desee

¿Qué exigencias tenemos al trabajar con una empresa del exterior? ¿Podemos usar su idioma y moneda sin tener problemas con nuestra Hacienda Pública?

Autónomos idioma facturas

¿Puede un autónomo emitir una factura en cualquier idioma? ¿Existe alguna limitación de la Agencia Tributaria al respecto? Esta duda surge, especialmente, cuando el  autónomo tiene la oportunidad de trabajar para clientes de otros países. Se puede dar en casos de empresas que se van internacionalizando y expandiendo. También pueden ser freelances a los que les llega la oportunidad de colaborar con corporaciones extranjeras.

¿Qué dice la ley sobre el idioma en las facturas?

En esos casos, el trabajador por cuenta propia puede tratar de facilitar las cosas al cliente. Y decida hacer las facturas en la lengua materna de este. ¿Tiene validez en España? Sí. Así lo especifica el Real Decreto 1619/2012 del 30 de noviembre, en el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

Según el artículo 12 del mismo, el autónomo puede realizar las facturas en el idioma que desee. Lo único que se reserva la Administración es el derecho a, por motivos de la comprobación tributaria, solicitar la traducción al español o a cualquiera de las demás lenguas oficiales del Estado.

Teniendo en cuenta la misma situación, con clientes de otros países, el trabajador por cuenta propia también tiene el derecho a reflejar en su factura las cantidades en la moneda que quiera. La excepción en este caso será la parte dedicada al impuesto correspondiente, que deberá reflejarse en euros.

Otras dudas sobre facturación resueltas en este Real Decreto

En el mismo Real Decreto, concretamente en el artículo 13, se apunta también la opción de realizar facturas recapitulativas. Esto es que, en caso de hacer varias prestaciones de servicios u operaciones para un mismo cliente en diferentes días, se pueden agrupar todas en una misma factura en vez de tener que hacer varias.

El requisito principal es que dichas operaciones se realicen en el mismo mes natural y que la factura se expida el último día de ese mes en el que se realizan. En los casos en que el cliente sea un empresario o profesional que actúe como tal el plazo será hasta el día 16 del mes siguiente.