Portada > AUTÓNOMOS > Todo lo que un autónomo necesita saber sobre certificados tributarios

Todo lo que un autónomo necesita saber sobre certificados tributarios

Para comprobar la veracidad de estos documentos puede acudirse a la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria gracias a los Códigos de Verificación de Seguridad.

certificados tributarios

Con todas las obligaciones que implica ser autónomo quizá muchos no sepan, o no conozcan a fondo, la existencia de ciertos asuntos, como pueden ser los certificados tributarios. Se trata de un documento emitido por la Administración que garantiza hechos relacionados con la situación tributaria.

Estos certificados, como explica la propia Agencia Tributaria, sirven para acreditar, por ejemplo, la presentación de las declaraciones, autoliquidaciones y datos o extremos concretos. Dentro de estos últimos pueden estar la situación censal, la existencia (o no) de sanciones o deudas pendientes de pago, así como el cumplimiento de las obligaciones tributarias por parte del trabajador.

Es importante que el autónomo sepa que los datos aportados por la Administración en dichos certificados corresponderán siempre a él mismo, sin aportar datos de terceros. Además, no se expedirán en los casos en que todavía no hayan vencido los plazos voluntarios en los casos de las obligaciones tributarias, así como en los casos de estas en las que “haya prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación”.

¿Cómo son los certificados tributarios?

Cada uno de los certificados debe tener, al menos, una serie de información y datos determinada, comenzando por el nombre y apellidos o razón social o denominación fiscal, así como el número de identificación fiscal y domicilio fiscal. A continuación aparecerán los datos que deban ser certificados o, en su defecto, la explicación de que no existe dicha información en las bases de datos o, en los casos que corresponda, la imposibilidad de facilitar al usuario dicha información. Por último aparecerán tanto el lugar como la fecha y firma del órgano que emite dicho certificado, junto al código seguro de verificación (CSV).

En determinados certificados, como los referentes a las obligaciones tributarias, de contratistas o subcontratistas, pueden aparecer diferentes resultados. El positivo es indicador de que se está al corriente de las obligaciones tributarias, en cambio, si se deniega, puede ser por tres cosas diferentes. Primero, por que consten deudas, segundo, por falta de presentación de declaraciones o, tercero, por ambas a la vez.

Además, existen formas de comprobar tanto el contenido de los mismos como su veracidad a través del CVS que figura en ellos. Gracias a este código, además, las copias de los certificados serán igualmente válidas al poder constatar igualmente su veracidad. Dicha verificación de autenticidad podrá hacerse a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.

Certificados: sólo información

Es importante destacar que estos certificados son meramente informativos, por lo que no se podrán interponer recursos contra ellos. Lo que sí se podrá hacer, en caso de que no se esté de acuerdo con su contenido o incluso si el interesado ve un error, es manifestar su disconformidad. Para ello tendrá un plazo de diez días y se deberá entregar un escrito, junto a las pruebas de certifiquen su postura, al órgano correspondiente.

Estos certificados tendrán una validez de 3 o de 12 meses desde el momento de su expedición. El primer caso será para las obligaciones no periódicas, el segundo será para las periódicas, teniendo en cuenta que en el momento en que se produzcan modificaciones de las circunstancias que componen el contenido también perderá su validez.