Portada > AUTÓNOMOS PYMES > Funciones que atribuye la Ley a la Dirección General del Trabajo Autónomo

Funciones que atribuye la Ley a la Dirección General del Trabajo Autónomo

Dentro de sus competencias se encuentran desde el apoyo a las políticas para impulsar el trabajo por cuenta propia, hasta el seguimiento de préstamos concedidos con dinero público.

Dirección Trabajo Autónomo

La Dirección General del Trabajo Autónomo es la encargada de coordinar y gestionar las políticas que se refieren al trabajo por cuenta propia. Por ello, la legislación le atribuye una serie de funciones que puede o debe realizar.

Entre ellas, debe encargarse de la elaboración, promoción e informe de los proyectos normativos y de medidas específicas para los autónomos y emprendedores. También de aquellos otros proyectos normativos estatales relacionados con la economía social o responsabilidad social de las empresas.

Debe realizar el diseño, la gestión y seguimiento de programas y ayudas que se concedan a cooperativas, sociedades anónimas laborales y otras entidades de la economía social, así como a sus asociaciones.

Este diseño y gestión tendrá que realizarse, además, de los programas y ayudas para fomentar las ayudas al trabajo por cuenta propia y de sus organizaciones y también para la difusión e impulso de la responsabilidad social de las empresas. Este empuje de la responsabilidad social de las empresas debe se aún mayor para las de pequeño y mediano tamaño. También realizará otras actividades relacionadas con este ámbito.

Otras funciones de la Dirección

Otra de sus funciones es la participación en el diseño de las políticas públicas que promuevan y promocionen el trabajo autónomo y la cultura emprendedora.

También se encargará de las actividades administrativas de calificación, inscripción y certificación de los actos que deban tener acceso al Registro Estatal de Asociaciones Profesionales de Trabajadores Autónomos, al Registro de Sociedades Cooperativas y al Registro Administrativo de Sociedades Laborales.

Tendrá que coordinar y dar el apoyo técnico necesario para el funcionamiento de los consejos estatales y otras formas de participación relacionadas, así como realizar estudios, estadísticas o trabajos de investigación relacionados con el trabajo autónomo.

Por último, debe hacer seguimiento de los préstamos que se hubiesen concedido con el Fondo Nacional de Protección al Trabajo o los que, después de extinguido ese órgano, se concedieron a través de los Presupuestos Generales del Estado, para los mismos fines.