Portada > AUTÓNOMOS > Las incompatibilidades de regímenes fiscales en autónomos

Las incompatibilidades de regímenes fiscales en autónomos

Un trabajador autónomo tiene la opción de renunciar al método que no le interese pero también podrá ser excluido por Hacienda.

A la hora de tributar, el autónomo puede hacerlo por el método de estimación directa o de estimación objetiva. Una vez cumpla los requisitos o elija uno de los dos modelos, todas sus actividades deberán tributarse por este mismo sistema, ya que ambos son incompatibles entre sí.

Para renunciar a la aplicación de uno u otro se hará mediante la presentación del modelo 036 o 037 de la declaración censal, pero no se puede hacer en cualquier momento. De hecho, se recomienda hacer durante el mes de diciembre anterior al ejercicio en que vaya a surtir efecto. Por supuesto también, se hará al comienzo de la actividad.

Se considerará renuncia tácita del método de estimación objetiva cuando, mediante el modelo 130, se presente en plazo el pago fraccionado del primer trimestre, previsto para estimación directa. En caso de que el inicio de actividad no corresponda con el primer trimestre del ejercicio, se tendrá en cuenta que se haga dicho movimiento en el trimestre que le corresponde (su primer trimestre).

Periodo de validez de la renuncia y límites

Aquellos autónomos que lleven a cabo la renuncia deben saber que será por un periodo mínimo de tres años. Después se entenderá como prorrogada tácitamente y, si se desea volver a hacer el cambio tendrá que hacerse durante el mes de diciembre, de cara al ejercicio siguiente.

Pero no siempre es el trabajador por cuenta propia el que decide cómo presentar sus tributos, ya que puede existir la exclusión del método elegido para la tributación de su actividad. En el caso de la estimación directa en modalidad simplificada esta exclusión será cuando durante el último ejercicio el importe neto de la cifra de negocios supere los 600.000 euros. A partir de ahí el trabajador deberá determinar el rendimiento de sus actividades por la modalidad normal del método de estimación directa al menos durante los tres ejercicios siguientes.

Si se trata de la estimación objetiva, la agencia tributaria marca la exclusión si ocurren uno de los tres casos siguientes: “cuando se supere el volumen de rendimientos íntegros o de compras en bienes y servicios fijados por el reglamento, cuando la actividad se desarrolle fuer del ámbito de aplicación del IRPF o cuando se superen los límites establecidos en la Orden Ministerial de desarrollo de este régimen”.

La exclusión de este sistema supone la inclusión del autónomo en la modalidad simplificada del régimen de estimación directa durante los próximos tres ejercicios, aunque el autónomo podrá renunciar a ello.