Portada > AUTÓNOMOS PYMES > ¿Por qué emprender un negocio en Canarias?

¿Por qué emprender un negocio en Canarias?

El clima es lo primero que llama la atención, generando mayor productividad y mejor estado de ánimo en los trabajadores y emprendedores. Pero es sólo el principio. Ayudas al emprendimiento, programas de apoyo, deducciones a la inversión o las...

Emprender en Canarias

La idea de comenzar una aventura empresarial en Canarias puede ser muy llamativa. Su clima suave y estable hace de estas islas un gran atractivo vacacional durante todo el año. Pero a esa característica también se le puede sacar ventaja como empresario.

No en vano, esta climatología mantendrá a trabajadores y dirección más motivados y activos a lo largo del año. Además, la cercanía de la playa y la montaña y, en general, en distancias cortas, permiten una mejor desconexión del trabajo. Esto generará mayor productividad en las horas laborables del propio autónomo y de sus asalariados.

Pero Canarias también es una buena zona empresarial por otras características: ayudas específicas, deducciones por inversión, el IGIC (como el IVA, pero más barato) y los beneficios que conlleva la denominada Zona Especial Canaria conforman el conglomerado de alicientes para plantearse el emprendimiento en las islas.

Ayudas y apoyo al emprendimiento en Canarias

En la actualidad existen dos ayudas diferentes y muy útiles. Por un lado está el Programa de aceleración ‘Coworking EOI-SPEGC Gran Canaria’ dirigido a proyectos basados en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) que se encuentren aún en frase temprana o para empresas de reciente creación.

Por otro lado ya está abierta la convocatoria de 2020 del Programa de bonos de innovación (Innobonos). Este plan busca ayudar a autónomos, pymes y empresas a encontrar proveedores especializados que faciliten la introducción de innovaciones en los diferentes procesos de negocio o que puedan mejorar su posicionamiento tecnológico.

Deducciones por inversión

En cuanto a la Deducción por Inversiones en Canarias (DIC), podrán acogerse a ella tanto las personas físicas que realicen actividades empresariales y profesionales en el archipiélago, como las sociedades y entes jurídicos sujetas al Impuesto sobre Sociedades que estén domiciliadas o tengan su establecimiento permanente allí.

Es un incentivo que permite rebajar la factura fiscal, ya que consiste en la deducción de un porcentaje de la cuota del impuesto de inversiones en activos fijos. La legislación describe esta deducción como “del 25% del importe de las inversiones realizadas (precio de adquisición o coste de producción) teniendo como límite el 50% de la cuota íntegra, minorada en el importe de las deducciones por doble imposición y bonificaciones”.

Impuestos en Canarias para los emprendedores

Por otro lado, emprender en Canarias implica olvidarse el IVA, ya que no hay, en su lugar existe el IGIC. Aunque comparte con el primero tanto su gravamen sobre el consumo final, la fecha de devengo y las liquidaciones, tiene unos tipos impostivos menores. Frente al 21% del IVA, este supone, en general, el 6,5%.

El resto, por debajo del general, son el tipo cero (0%), para los bienes de consumo básico o los que tengan la consideración de equipamiento comunitario (agua, energía eléctrica, medicamentos, etc.) y el reducido (3%), para la importación de bienes de la actividad industrial, alimentos manufacturados, servicios de telecomunicaciones, espectáculos musicales y teatrales, etc.

Por encima están los incrementados, del 9,5% o el 13,5%. El primero se aplica a algunos vehículos, buques o aeronaves mientras el segundo es para bienes de lujo o santuarios (puros, bebidas alcohólicas). El último tipo, el especial (20%), se utiliza en la entrega de labores del tabaco, a excepción de los puros.

Ventajas fiscales en Canarias

Por último aquellos autónomos que se decidan a emprender en las islas podrán disfrutar de la ZEC, un régimen económico y fiscal de Canarias. Está especialmente dirigido a entidades empresariales productivas en sectores que allí están nada o poco desarrollados.

Estas empresas se pueden beneficiar de un tipo de gravamen especial para entidades inscritas en el archipiélago. Algunos de los beneficios que pueden tener son: exenciones fiscales sobre dividendos, algunas sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD), otras exenciones sobre el IGIC o reducción sobre el Impuesto de Sociedades.