Portada > AUTÓNOMOS > Autónomos: quiero deducir mi coche en renting. ¿Qué me dirá Hacienda?

Autónomos: quiero deducir mi coche en renting. ¿Qué me dirá Hacienda?

¿Hasta dónde permite Hacienda desgravar gastos de renting de un vehículo? Cuidado porque dependiendo del impuesto los criterios pueden variar.

renting coche autónomos

Soy un profesional autónomo y valoro utilizar un coche en la modalidad de renting para mi actividad. ¿Podré deducir los gastos? Un profesional ha planteado exactamente esta duda a la Dirección General de Tributos. Se trata de un asesor financiero a grandes patrimonios, que utilizaría el vehículo para el desarrollo de su actividad y quiere saber si podría deducir tanto el IVA como el IRPF en concepto de gasto.

Análisis de la cuestión desde el IRPF

Según apuntan desde Tributos, la reducción sobre el Impuesto sobre la Renta Física de las Personas Físicas no será posible en este caso. Esta sólo podría hacerse cuando el vehículo se utilizase de forma exclusiva para la actividad, algo que ya no es posible si, por ejemplo, lo utiliza para cualquier desplazamiento de uso particular.

Aquellos que puedan acreditar un uso único y exclusivo del vehículo para su actividad, sí podrán hacer la reducción de los gastos y costes que les suponen las cuotas del renting, para este impuesto.

El caso analizado desde el punto de vista del IVA

En cuanto al IVA la situación es diferente. Aunque Tributos señala que, en principio, para que se genere este derecho a la deducción la utilización para fines de la actividad comercial debe ser “directa y exclusiva”, cuando se trate de adquisiciones de bienes o servicios, se admite la afectación parcial en los casos de bienes de inversión y se trate de adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso.

En este caso, entonces, habría que probar esta parcialidad de uso. En general, el grado de afectación se asumirá en un 50%, aunque podrá aprobarse una menor o mayor dependiendo del caso del autónomo, su actividad y las condiciones del renting.

Además, para que sea posible la deducción del tipo impositivo, será imprescindible que se disponga de la factura original, emitida a su nombre (o de su empresa) que pruebe la entrega o prestación del servicio. Asimismo, se deben cumplir demás condiciones y requisitos pautados en el Capítulo I del Título VIII de la Ley del IVA.