Portada > AUTÓNOMOS > Cómo actúa el Estado cuando el autónomo no paga su cuota a la Seguridad Social

Cómo actúa el Estado cuando el autónomo no paga su cuota a la Seguridad Social

El autónomo recibirá una providencia de apremio en la que le informarán de su deuda e intereses y, además, le advertirán del embargo de sus bienes en caso de no pagar en 15 días.

Autónomos pago cuotas

Cada mes, los trabajadores por cuenta propia deben abonar su cuota a la Seguridad Social. Pero, ¿qué ocurre si por cualquier circunstancia no es posible hacerlo? ¿Cómo actúa el Estado frente a este impago? Cuando los tiempos que se consideran voluntarios de pago finalizan, la Administración entonces actúa: la recaudación se efectuará en vía ejecutiva.

Este proceso, según advierte la propia Seguridad Social en su página web, se inicia de forma automática y de ese mismo modo aplicará el recargo correspondiente. En algunos casos será del 20% o en otros del 35%.

Una vez se ha iniciado esta vía ejecutiva no se puede suspender. A excepción de que haya una resolución que permita aplazar la deuda o que se formule un recurso. Este último debe, a su vez, garantizar la deuda con aval o se consigna su importe, incluyendo todos los recargos e intereses correspondientes.

Si el autónomo no paga en este periodo considerado voluntario, se iniciará lo que se conoce como providencia de apremio. En ella se hará referencia expresa a la deuda que el trabajador ha contraído con la Seguridad Social y se instará a hacer el abono de la misma en los siguientes 15 días.

Inicio de cobro vía embargo al autónomo

En caso de que haya pasado el período establecido de dos semanas sin que se haya abonado la cantidad correspondiente, la Administración podrá comenzar con el embargo de bienes del autónomo. Este embargo incluirá la cantidad de la deuda, los recargos, los intereses de demora devengados y, si se diera el caso, las costas del procedimiento que se originen durante el proceso de ejecución forzosa.

Es importante que el autónomo tenga en cuenta que habrá dos tipos de intereses. Por un lado los intereses del principal de la deuda, que se devengan desde el día en que finaliza el periodo de pago reglamentario. Por otro, los intereses de recargo. Estos últimos comienzan su devengo a partir del transcurso de los 15 días siguientes a la notificación de la providencia de apremio.

El tipo de interés de demora, apunta la Seguridad Social, “será el interés legal del dinero vigente en cada momento del periodo de devengo, incrementado un 25 por ciento, salvo que la Ley de Presupuestos Generales del Estado establezca uno diferente”.