Portada > AUTÓNOMOS > Los regalos a clientes: ¿llevan o no llevan IVA?

Los regalos a clientes: ¿llevan o no llevan IVA?

Según el Manual editado por la Agencia Tributaria existen tres situaciones en las que este tipo de acciones pueden no estar sujetas al impuesto.

La normativa establece que las entregas de bienes y prestaciones de servicios están sujetas a IVA, aunque para ello deben cumplir una serie de requisitos. El primero de ellos es, obviamente, que se trate de una prestación o de servicios o una entrega de bienes.

Además, tiene que ser realizada por un profesional o un empresario, debe ser llevada a cabo en el desarrollo de una actividad empresarial o profesional y que, además, se tiene que hacer dentro del ámbito espacial del impuesto correspondiente.

Pero, se deberá tener en cuenta que existen una serie de exenciones que el empresario debe conocer. Estas vienen marcadas en el Manual de Operaciones de IVA 2019, editado por la propia Agencia Tributaria.

Regalar a clientes. ¿Con o sin IVA?

En el caso de que una empresa o profesional haga regalos, o tenga una serie de atenciones de este tipo con sus clientes, deberá saber que el documento establece tres casos en los que esta acción estará exenta de IVA y uno en el que no.

Por un lado, no estarán sujetas al impuesto las atenciones que supongan una entrega de mercancías pero que no tengan ningún tipo de valor comercial estimable con fines de promoción. Por otro, también estará exentos de IVA cuando se trate de objetos sin un valor esencial y que lleven claramente especificada que se trata de una mención publicitaria. En cualquier caso, este tipo de detalles nunca deberá ser superior a los 200 euros. Además, el Manual establece que cuando no se trate de los bienes anteriores pero se adquieran solo para este tipo de atenciones a clientes, tampoco estarán sujetas al impuesto.

Por su parte, sí lo estará cuando se adquieran para otro propósito y se utilicen finalmente para regalar a los clientes, sin cumplir lo establecido en los dos primeros puntos de exención. Es decir, que superen los 200 euros de valor, y que sí tengan un valor de cierto calibre que vaya más allá de los fines promocionales.