Portada > PYMES > El gran plan para digitalizar, de una vez, a la pyme española

El gran plan para digitalizar, de una vez, a la pyme española

Este plan recoge desde ayudas para aquellas pymes con bases tecnológicas obsoletas, hasta el fomento de puntos de encuentro y cercanía entre las empresas y otras compañías.

La digitalización avanza de forma lenta, especialmente en la pequeña y mediana empresa. Esto dificulta sus posibilidades de competir frente a las grandes compañías. Además, hace que tampoco todas las pymes estén en el mismo punto. Por todo ello, desde la CEOE han decidido plantear nueve medidas diferentes para ayudar a las empresas y que se enmarcan dentro de su Plan de Digitalización 2020.

La primera de estas propuestas es la elaboración un proyecto específico dirigido a las pequeñas y medianas empresas. Este marco deberá trabajar en varios ejes, comenzando por la concienciación para este tipo de empresas sobre los beneficios de la digitalización, ya que muchas aún no entienden esta necesidad. Además también se trabajará en formaciones, mejoras y simplificación de estructuras, de la experiencia del cliente y de la gestión de recursos, entre otros.

El uso de la factura electrónica entre pymes, que simplificará procesos, y la creación de un foro (o marketplace) de pymes, que supongan un punto de encuentro también serán dos de las medidas para impulsar esta digitalización entre los comercios y compañías.

Ayudas y digitalización

Además, se fomentarán las ayudas para la renovación de las soluciones tecnológicas superiores a cuatro años. Del mismo modo, las propias empresas deberán “desarrollar una cultura corporativa” para poder aprovechar de la mejor forma el cambio tecnológico que supone esta digitalización. Así, deberán hacer cambios en sus modelos de negocio, los procesos e, incluso, los propios productos.

Relacionadas con las anteriores, la CEOE también propone la creación de una Oficina para la Digitalización de las pymes (que pueda ayudar a las compañías en este proceso), así como un impulso a la capacidad de innovación de las pymes, tanto en procesos como en productos y mercados.

La relación de las compañías con otras de mayor tamaño, así como con agentes, también cobran especial relevancia en este plan. De esta forma, una de las medidas apunta a la creación de “ecosistemas” que agrupen a las pymes cerca de grandes compañías, mientras que otra se centra en un “ecosistema global de emprendimiento” que ayude al contacto de estas empresas con otras o con inversores.

Por último, una buena formación y experiencia de los propios empleados de las compañías fortalecerá e impulsará esta entrada en la digitalización. Por ello, se ofrecerán diferentes herramientas a las pymes para retener el talento y favorecer la experiencia de estos trabajadores.