Portada > AUTÓNOMOS FINANCIACIÓN PYMES STARTUPS > Nueva línea de financiación para autónomos con aval SGR

Nueva línea de financiación para autónomos con aval SGR

La financiación, para la cual se abre el plazo durante todo 2020, podrá ser de hasta 2 millones de euros.

financiación ico aval

El ICO (Instituto de Crédito Oficial) tendrá una línea de financiación durante 2020, que podrá alcanzar los dos millones de euros, para aquellos autónomos y empresas públicas o privadas que cuenten con aval SGC o SAECA.

Por un lado, se podrá financiar las inversiones que se realicen dentro del territorio nacional o las necesidades de liquidez. En estos caso será indiferente el domicilio fiscal o social del autónomo o empresa solicitante, así como la nacionalidad de su capital.

Por otro, la financiación podrá estar destinada a inversiones fuera de España o las necesidades de liquidez. Este caso incluirá aquellas empresas, autónomos o entidades (como ONG’s) que pueden estar domiciliadas o no en España pero que, al menos, tendrán que tener un 30% de capital español.

En cuanto a las necesidades de liquidez, contarán tanto los gastos corrientes, como los pagos a proveedores o nóminas, etc. Las inversiones, por su parte, serán para la adquisición de activos fijos (nuevos o de segunda mano), adquisición o creación de empresas, adecuación o reforma de instalaciones u obtención de vehículos turismos e industriales.

La SGR o SAECA serán quienes podrán decidir el importe de la operación que, además, podrá ser en modalidad de préstamo, leasing o línea de crédito. También en ellas, o en las entidades de crédito que colaboran con el ICO, será donde se pueda solicitar la financiación, ya que son las encargadas de estudiar y aprobar la financiación de las operaciones. Del mismo modo, podrán solicitar la documentación que consideren necesaria al autónomo, empresa o entidad.

Los plazos de amortización y carencia serán los siguientes: de 1 hasta 6 años con 0 ó 1 año de carencia; de 7 a 9 años con 0, 1 ó 2 años de carencia; o de 10, 12 o 15 años con 0, 1, 2 ó 3 años de carencia.

Por su parte será el cliente el que decida el tipo de interés, fijo o variable, de la operación. En caso de elegir el tipo variable deberá ser revisado cada seis meses por la entidad de crédito.

El coste anual para el cliente dependerá tanto de la comisión inicial y el tipo de interés, ambas a elegir por la entidad de crédito, así como del aval de la SGR o SAECA. A pesar de esto, existen unos límites de gasto que no se podrán pasar. Esos son: para operaciones de plazo igual a 1 año, tipo fijo o variable más hasta 2,30%; para operaciones a 2, 3 o 4 años, tipo variable o fijo más hasta 4%; por último, para operaciones a un plazo de 5 años o superior, tipo variable o fijo más hasta 4,30%.

Para calcular este coste máximo no se tendrá en cuenta la comisión de estudio que SGR o SAECA pueden solicitar al cliente. El máximo de esta comisión será del 0,50% del importe avalado de la operación para la que se solicita la financiación. Además, la SGR puede solicitar una cuota de mutualista. Esta no podrá superar el 4% del importe total avalado y sólo se cobrará una vez, al inicio de la operación.