Portada > AUTÓNOMOS PYMES > Autónomo TRADE. ¿En vías de desaparición?

Autónomo TRADE. ¿En vías de desaparición?

Durante los nueve primeros meses de 2019, la caída fue de más de 40.000 trabajadores respecto al ejercicio anterior.

autonomo trade

La definición de TRADE es la de autónomo económicamente dependiente. Esto quiere decir que al menos el 75 por ciento de sus ingresos los percibe de un único cliente, con el que tiene una relación basada en un contrato mercantil.

Este acuerdo significará, por ejemplo, que el autónomo no podrá subcontratar a otra persona para la realización del trabajo, tampoco podrá tener empleados o que deberá realizar sus actividades de forma similar a los empleados por cuenta ajena que tenga la empresa.

Asimismo, y a diferencia de estos asalariados, el TRADE utilizará sus propios medios de producción, organizará su propio trabajo y horario, no tendrá una nómina como tal (la cuantía dependerá de los resultados de su actividad) y no podrá tener unas vacaciones o periodos de descanso impuestos por la empresa. Generalmente estos últimos vendrán estipulados en el contrato mercantil acordado por ambas partes.

Los nuevos modelos del trabajo ponen en peligro esta figura

¿Podría esta figura desaparecer? Según el último análisis sobre la actual coyuntura laboral que ha publicado CCOO, basado en los datos de la EPA, parece que sí. Si tenemos en cuenta los datos relativos al pasado ejercicio (hasta el tercer trimestre), el número de estos tuvo un descenso significativo.

En 2018 la cifra total de estos autónomos llegaba a los 297.000, sufriendo una caída hasta los 246.000 a finales de septiembre de 2019. Esta bajada se ha dado tanto en los que tienen casi un cliente en exclusiva (de 112.000 a 99.000) como de aquellos que realizan su actividad para una empresa de un empleador que le proporciona trabajo (de 185.000 a 147.000).

Para dar explicación a estas disminuciones de TRADE, desde CCOO señalan tanto a la propia organización de los trabajadores, que ha ido en aumento, así como a las presiones hechas desde los sindicatos y la Inspección de trabajo para mejorar las condiciones laborales. Al ser una figura a caballo entre el régimen general y el de autónomos, podría facilitar situaciones denominadas como “falsos autónomos”. Es decir, trabajadores con las mismas funciones y exigencias que un asalariado, pero sin sus derechos.

El Ministerio de Trabajo ha advertido además que continuará con las acciones para regularizar a aquellos autónomos que, en realidad, deberían estar en el Régimen General. Por lo tanto, podría haber nuevas regularizaciones que afectarían y pondrían el foco a los autónomos TRADE dados de alta en España.