Portada > AUTÓNOMOS > El móvil del autónomo. Un gasto común que no tiene norma que regule su deducción

El móvil del autónomo. Un gasto común que no tiene norma que regule su deducción

La línea móvil debe utilizarse de forma exclusiva para la actividad económica del trabajor.

autónomos teléfono

Los teléfonos móviles se han vuelto casi imprescindibles en la sociedad, más aún para los trabajadores autónomos que, en muchos casos, lo utilizan como una de sus herramientas principales de trabajo. Pero, ¿se pueden deducir los gastos de teléfono móvil en el IRPF?

Lo cierto es que sí aunque, como recuerda Mateo Amando López en el portal especializado Supercontable.com, no hay una norma concreta que regule su deducibilidad fiscal. Por tanto, habrá que deducirlo como el resto de gastos comunes que puede tener el trabajador por cuenta propia. Sin olvidar que sólo podrá hacerse en caso de que se utilice de forma exclusiva para su actividad.

En referencia a esto si, por ejemplo, un trabajador por cuenta propia utiliza la misma línea de móvil para uso personal y para su actividad económica, Hacienda no le permitirá realizar la correspondiente deducción. Por tanto será necesario que utilice una línea diferente para ambas cosas y, en caso de que se comparta factura, deberá pedir a la compañía los detalles detallados de gasto y servicios contratados de tal línea.

Pero el teléfono móvil no es el único que puede resultar complejo a la hora de demostrarle a Hacienda que se utiliza para trabajar, con el teléfono fijo también será necesario justificar el gasto. En el único momento que no habrá problema será si el autónomo realiza su actividad en un local o oficina diferente a su domicilio, pudiendo deducirlo por completo.

Si, por el contrario, el profesional realiza su actividad desde casa, tan sólo podrá deducir el porcentaje que obtenga tras aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados destinados a la vivienda respecto a su superficie total, salvo que pueda probar a la Administración un porcentaje mayor. Esta norma es la misma para el resto de suministros de la vivienda.