Portada > FINANCIACIÓN PYMES > Claves para que las pymes realicen una gestión económica inteligente

Claves para que las pymes realicen una gestión económica inteligente

La planificación es la mejor herramienta para conseguir que una empresa crezca.

planificación financiera pymes

Todo emprendedor sabe lo complejo que resulta que un negocio salga adelante. Para el buen funcionamiento de una empresa es necesario mucho esfuerzo y trabajo. Y también saber responder ante posibles imprevistos y decisiones que exigen una rápida actuación. Una gestión económica inteligente y previsora puede ayudar mucho en estos objetivos, tal y como reconoce Argelia García, CEO de ToGrowfy, quien en un artículo publicado en su web da las ocho claves para poder llevarla a cabo.

La primera necesidad que tiene cualquier negocio es tener un control sobre la tesorería, por ello será imprescindible hacer una previsión a corto, medio y largo plazo. De esta forma se tendrá un control de los pagos y cobros que se realizarán, así como de los momentos en los que se precisen más recursos.

En este sentido será necesario realizar también una gestión presupuestaria anual que funcione como hoja de ruta. Esta ayudará a tener un mayor control sobre los movimientos que se deben seguir ya que todo estará planificado.

Gracias a estas dos planificaciones se podrá realizar una financiación estratégica. Esto permitirá que el proyecto crezca al conocer los momentos concretos en los que será necesario utilizar diferentes soluciones como la incorporación de socios, financiación bancaria o incluso soluciones Fintech.

Planes estratégicos y de viabilidad

Asimismo, será necesario realizar dos planes diferentes: el plan de viabilidad del proyecto y el plan estratégico. El primero ayudará a anticiparse a posibles problemas que puedan surgir a la hora de realizar determinados movimientos (como puede ser el abrirse a otros mercados), el segundo por su parte es el mapa a seguir para colocar a la empresa en el punto que el empresario desee.

Ambos suponen un pequeño esfuerzo extra al realizarlos pero, por otro lado, evitan futuros problemas que pueden influir tanto en la actividad de la empresa como, incluso, en su reputación.

Otra clave que supone cierto esfuerzo extra pero que resulta muy sencilla es realizar un cierre contable mensual, muy extendido entre las grandes empresas pero no tanto entre las pymes. De esta forma se tendrá en todo momento conocimiento del rumbo que está tomando la empresa y se podrá actuar de forma más rápida y eficiente a los problemas que vayan surgiendo.

Por último, prestar atención a los procedimientos y mantener el orden en los mismos es fundamental. Deben ser eficientes, efectivos y seguros, además de prestar atención a la formación de los empleados en los mismos y utilizar las tecnologías adecuadas para su correcto funcionamiento.