Portada > PYMES STARTUPS > Coaching y growth hacking, los ingredientes para acelerar una empresa

Coaching y growth hacking, los ingredientes para acelerar una empresa

Coaching y growth hacking. Aspectos que pueden impulsar un negocio. Siempre que se apliquen de forma adecuada, y bajo un modelo de implantación contrastado.

Sacar adelante un negocio nunca resulta sencillo. De hecho, la mayoría de autónomos y emprendedores han tenido más de un proyecto que no ha salido bien. Pero eso no quiere decir que haya que tirar la toalla o que no existan posibilidades de éxito.

Técnicas como el coaching o growth hacking pueden ayudar, ahora más que nunca, a que la gestión del negocio mejore. Y, en consecuencia, lo hagan los resultados. Para analizar la implicación y resultados que pueden tener este tipo de técnicas hemos entrevistado a Joe Moliner. Consultor, coach empresarial y growth hacker, con más de 47 empresas a las que ha ayudado a crecer y aumentar sus ventas y beneficios.

Paso 1: adiós al ego para conseguir el éxito

Según explica el propio Moliner, en base a su propia experiencia, dejar el ego y permitir recomendaciones de personas cualificadas con otras perspectivas resulta fundamental. Para llegar a esta conclusión, se basa en su propia experiencia. Él también sabe lo que es fracasar.

En su caso el golpe fue tremendo. Era 2014 y su quinta aventura empresarial fue un fracaso; esto le trajo, incluso, repercusiones en la salud. Pero Moliner comenzó a formarse.

Más tarde se daría cuenta de que eso no lo era todo, ya que no estaba sabiendo aplicar esa formación a su empresa. Una charla de Bill Gates, en la que aseguraba que todo el mundo necesitaba un coach, también le abrió los ojos. Dejó de desconfiar de la inclusión de otra persona en su actividad y optó por apoyarse en él. Ese fue el comienzo de su éxito actual.

Su experiencia en empresas extranjeras, en especial las anglosajonas, también fue fundamental. Con ellas se dio cuenta de lo importante que es implantar un sistema de trabajo similar en España, para que las empresas consigan un mayor éxito. Especialmente una de las claves: saber escuchar a desconocidos.

También toman más rápido las decisiones y tienen menos problemas “de autoestima”. Esto último sucede tanto a nivel individual como de empresa, lo que dificulta una buena experiencia. Para Moliner es muy importante creer en uno mismo y en el proyecto para que éste, no solo salga adelante, sino que también mejore y alcance unos objetivos que, de primeras, quizá ni se imaginen.

Coaching, pero también growth hacking

Desde su perspectiva. El coaching resulta una herramienta fundamental. Sin embargo, es necesario aportar un valor añadido. Una mejora directa en los resultados comerciales, a corto plazo. Cuestión que este experto aporta mediante la utilización de técnicas de growth hacking.

Con el coaching busca el cambio idóneo que consiga que sus clientes alcancen los objetivos, mientras que el growth hacking lo aplica a todas las áreas de negocio, no solo al marketing digital. Y, sin lugar a dudas, todo ello debe venir de un cambio de mentalidad.

En primer lugar respecto al hecho de apoyarnos en terceros. Normalizar una consultoría externa, pues añade aspectos que el día a día del negocio no permite ver. Y que lastran el negocio. La predisposición del cliente es fundamental. Dentro de su propia experiencia reconoce haber “despedido” clientes. No se ejecutaban los trabajos de su análisis, por lo que resultaba muy difícil generar avances.

Por último, también anima a un cambio de mentalidad a la hora de contratar que hay en España. Lo importante es la actitud y no la aptitud, señala Moliner. Según sus palabras, lo importante es buscar personas “que tengan responsabilidad integral en todas las áreas de su vida”.