Portada > AUTÓNOMOS > Autónomos del transporte. Reglas a cumplir por centro, para no infectarse

Autónomos del transporte. Reglas a cumplir por centro, para no infectarse

El intercambio de información y el acuerdo de horarios serán claves para minimizar los riesgos.

autónomos transporte

Existen determinadas profesiones y actividades en las que cumplir las medidas higiénicas y sanitarias puede resultar más complejo. Esto se debe a que se trata de trabajos dinámicos y con constante movimiento de personas, lo que no permite acotar zonas. Es el caso de los autónomos del transporte.

Aun así, será necesario que estos profesionales se protejan a ellos mismos y  a los demás trabajadores, a través del cumplimiento de los protocolos e indicaciones que se establezcan entre las empresas y los propios autónomos.

Todos deben conocer la información con antelación

La mejor forma para que todo salga bien, y sin riesgos, será coordinar las medidas de seguridad para que todos los trabajadores las conozcan y puedan llevarlas a cabo. Esto debe hacerse tanto con los propios trabajadores de cada empresa como con aquellos externos que acudan a ese centro de trabajo. Asimismo, en las zonas en las que se vaya a llevar a cabo la actividad conjunta (como pueden ser almacenes y centros logísticos) puede ayudar el uso de cartelería, megafonía u otros medios para asegurar que a todo el mundo le llega la información.

Además este intercambio debe ser bidireccional, ya que el propio autónomo también debe informar a la empresa que visite de las medidas que está llevando a cabo con respecto al Covid-19. Igualmente conviene acordar los horarios y días en los que se realizarán las cargas y descargas para, así, poder llevar a cabo las medidas correspondientes y poder prepararlas con antelación.

A la hora de realizar el intercambio, o la carga y descarga, se tratará de minimizar el contacto. Para ello se recomienda hacer la entrega de albaranes, por ejemplo, a través de medios electrónicos. A través de estos mismos medios se tratarán de realizar las elaboraciones y usos de los documentos de transporte.

Asimismo, se respetará la distancia de 1,5 metros entre trabajadores y, siempre que sea posible (teniendo en cuenta la seguridad e integridad de todos) el transportista permanecerá dentro de la cabina del vehículo. Si es él el que realiza la carga o descarga se realizará en un lugar específico, que permita mantener la distancia de seguridad con el resto de trabajadores. Además, siempre que sea posible, se optará por la descarga mecanizada.

Hay que adecuar las medidas de protección al posible riesgo

Tampoco se deben olvidar la desinfección y limpieza continua de las diferentes herramientas, maquinaria, materiales o superficies a las que tenga acceso más de una persona. Esto se tendrá en cuenta también a la hora del precintado y desprecintado de vehículos, debiendo lavarse las manos, antes y después, el personal que vaya a llevarlo a cabo, evitando así la contaminación.

La instalación de mamparas, u otras soluciones similares y fáciles de limpiar, también pueden ser una solución para evitar el contagio en los momentos o lugares en los que no es posible mantener la distancia. En caso de ser transparentes deben estar señalizadas.

En caso de que esto no sea posible conviene tener en cuenta que habrá que utilizar unos equipos individuales (como las mascarillas) adecuados a la actividad y nivel de riesgo. También no olvidar las medidas sanitarias básicas como no tocarse la cara y lavarse las manos de forma habitual.