Portada > AUTÓNOMOS PYMES > La falta de recursos de la banca pública: un problema para la financiación del autónomo

La falta de recursos de la banca pública: un problema para la financiación del autónomo

Algunos profesionales han tenido que aceptar créditos puente con condiciones diferentes y menos ventajosas.

ico crédito

Una banca pública más amplia y con mayor alcance podría ser más útil a autónomos y pymes, según la información publicada por el Instituto Complutense de Estudios Internacionales. En su informe ‘El papel de la banca pública en la crisis del Covid-19’, de Nuria Alonso y David Trillo, analizan la influencia de la banca pública en España y otros países en plena pandemia.

La banca comercial puede ser perjudicial

Uno de los principales problemas de la banca pública española es su tamaño, siempre según este informe. Es demasiado pequeña, en comparación a otros países. Esto hace que, por ejemplo, tengan que depender de la banca comercial para instrumentar sus avales. De igual forma, la no regulación de los tipos de interés, con el uso de este tipo de banca, supone un enorme problema para autónomos y pymes, ya que varían las condiciones según el solicitante del crédito.

Los requisitos, como la exigencia de garantías, también han supuesto un fracaso en nuestro país para estos profesionales. Para estos créditos se han basado en el 100% del principal aportado por las entidades privadas, en vez de centrarse en el 20% de riesgos (en el que se incluía el aval de ICO), lo que ha afectado de forma negativa a los clientes.

La falta de una red de banca pública dificulta la labor de ICO

La diferencia de tamaño, comentada anteriormente, también afecta tanto a la forma de responder a las políticas de la UE, como a la capacidad de control o a la rapidez con la que se estudian y toman las decisiones.

Por un lado porque en España no hay una banca pública con una red propia presente, mediante oficinas, en todo el país (solo hay una sede) como sucede en otros estados como Francia o Alemania. Por otro, porque no son suficientes empleados (no llegan a 400) como para que puedan responder y estudiar de forma ágil a toda la demanda. Mucho menos aún, claro, se puede aumentar esa oferta de créditos y avales, al igual que han hecho en otros países, ya que aún tendría peor funcionamiento.

De hecho, como señalan Alonso y Trillo, dadas las circunstancias extraordinarias de los últimos préstamos ICO por coronavirus, el Banco de España ha tenido que dar un paso al frente para que las entidades otorgadoras de los créditos también puedan actuar como servicio de atención y defensa del cliente, en los casos que se necesite.

Asimismo, la falta de rapidez de ICO ha llevado a muchos autónomos a solicitar una serie de préstamos puente que la banca comercial ha sacado, aprovechando esta situación. Por supuesto con condiciones diferentes a las ofrecidas por la banca pública.