Portada > AUTÓNOMOS > ¿Puede un autónomo jubilarse a los 63?

¿Puede un autónomo jubilarse a los 63?

Tendrá una penalización en su pensión que nunca podrá superar el 8% en el cómputo anual.

jubilación

Igual que pasa con los trabajadores por cuenta propia, los autónomos también pueden optar a la jubilación anticipada dos años antes de la edad legal para este trámite. Esta jubilación es posible al cumplir, por tanto, los 63 años y va asociada a una serie de requisitos.

Jubilación a los 63, por ahora

Para solicitar esta jubilación anticipada, el trabajador por cuenta propia tiene que tener, como mínimo, los 35 años cotizados. Además, dos de ellos deben haber sido dentro de sus últimos 15 años, según confirman desde el Instituto Santa Lucía, en una guía que han publicado recientemente al respecto.

También deben cumplir con el estar de alta en el régimen general de la Seguridad Social y tener en cuenta que la pensión que perciban sea superior a la mínima que se embolsarían si se retirasen en la edad legal establecida.

Asimismo conviene tener en cuenta que los de los 63 años está en variación. Es decir, al igual que está subiendo la edad legal de jubilación (que será a los 67 en 2027) esta edad de retiro anticipada también subirá. Para entonces, si no varía la normativa, será a los 65; dos años antes de la edad legal establecida.

Los tramos de penalización son iguales que los del asalariado

Si el autónomo decide jubilarse antes de la edad legal tendrá entonces una penalización, percibiendo una pensión menor. Esta se calcula en base a unos porcentajes, que son los mismos que los de los trabajadores por cuenta ajena.

Así, será del 2% por trimestre cuando se hayan cotizado menos de 38 años y 6 meses. Se aplicará un 1,875% cuando sea igual o superior a 38 años y 6 meses e inferior a 41 años y 6 meses. Bajará al 1,750% por trimestre cuando sea igual o superior a a los 41 años y 6 meses e inferior a 44 años y tres meses. Por último, se aplicará el 1,625% con 44 años y 6 meses o más.

Además, esta jubilación anticipada no es la única opción que tienen los trabajadores por cuenta propia a la hora de jubilarse. También pueden optar por la jubilación activa (en la que continúan trabajando a la vez que cobran su pensión), la jubilación flexible (pasando al régimen general) o la jubilación parcial (desde los 60 años y reduciendo su jornada a la mitad).