Portada > AUTÓNOMOS > Mis hijos o mujer trabajan conmigo: ¿sus retribuciones son deducibles?

Mis hijos o mujer trabajan conmigo: ¿sus retribuciones son deducibles?

La Ley del IRPF recoge la deducibilidad de estos salarios al cónyuge y/o hijos del autónomo.

El autónomo colaborador es una figura más que conocida para muchos profesionales que cuentan con sus familiares para trabajar en su empresa, negocio o actividad. Pero, aún así, suscitan muchas dudas al plantearse esta opción o querer llevarla a cabo.

Es el caso de un trabajador por cuenta propia que ha acudido a la Dirección General de Tributos (DGT) para aclarar preguntar sobre las posibles deducciones que esta contratación le supondría.

Sí, podrá deducir los sueldos de los familiares colaboradores

En concreto, el autónomo iba va a iniciar una actividad económica en la que aplicará el método de estimación directa simplificada. Asimismo, contará con su mujer como autónoma colaboradora, que se encargará de la administración y comercialización. ¿Podrá deducir el gasto que supone el suelo de su cónyuge? La respuesta de la DGT es clara: sí.

Para la explicación acuden a lo estipulado en la Ley del IRPF. En ella se señala que estos salarios podrán ser siempre deducibles, salvo que estén por encima de los estipulados para la cualificación y trabajo para el que se le contrata. Así, podrán deducirse los que respectan tanto a un cónyuge como a un hijo, que deben convivir con el autónomo, trabajen de forma habitual y con continuidad.

También podrá deducir las cotizaciones al Régimen de Autónomos

Estos salarios percibidos por los familiares del autónomo se considerarán rendimientos de trabajo de los mismos a todos los efectos, inclusive los tributarios. Así, estarán sometidos a retención por el titular de la actividad económica. Asimismo, si es el autónomo titular de la actividad el que abona las cotizaciones al Régimen de Autónomos del cónyuge, estas podrán ser también deducibles.

Desde la DGT también añaden otra cosa a tener en cuenta, referida a que la Seguridad Social no admitiese la afiliación de los hijos menores o el cónyuge del profesional. En este caso, también podrían deducirse las retribuciones si el trabajador por cuenta propia puede probar que estos realizan la actividad, cumpliendo los requisitos pertinentes, como colaboradores.