Portada > AUTÓNOMOS > Hacienda explica qué deducciones le quedarán a un autónomo en cese

Hacienda explica qué deducciones le quedarán a un autónomo en cese

Estas minoraciones se aplicarán sobre la cuota diferencial del IRPF.

La situación de cese de actividad resultaba desconocida para muchos autónomos hasta este año. Debido a la situación económica a causa de la Covid-19, muchos profesionales han tenido que optar por esta solución y, con ello, han surgido muchas dudas. Por ejemplo, con referencia a las deducciones que se pueden aplicar estando en esta situación de cese. ¿Cobrando la prestación por cese, se puede acceder también a deducciones?

Por este motivo, desde la propia Agencia Tributaria han decidido explicar cuáles son las deducciones que pueden aplicar los trabajadores por cuenta propia que se encuentren ahora en cese de actividad. Pues existe la duda planteada a la entidad sobre si, cobrando esta prestación de cese, se sigue teniendo derecho o no a ciertas deducciones a las que se podía acceder cuando se estaba de alta como autónomo.

Hasta 1.200 euros por cónyuge, ascendiente o descendiente con discapacidad

En el caso de los autónomos, estas deducciones se aplicarán en la cuota diferencial del IRPF. De esta forma, podrán aplicar la minoración del impuesto por cada descendiente o ascendiente con discapacidad con derecho a la aplicación del mínimo por descendientes o ascendientes. El límite se establecerá en los 1.200 euros por año. Independientemente de que también se esté recibiendo el cese de actividad

Este mismo límite será para la deducción por cónyuge no separado legalmente con discapacidad. En este caso no puede estar percibiendo ninguna rentas por encima de los 8.000 euros anuales. Tampoco se podrá aplicar esta minoración cuando ya se haga con ascendientes o descendientes.

En determinados casos, con hijos, se podrán alcanzar los 2.400 euros

Hacienda también permite aplicar una reducción de hasta 1.200 euros anuales (o hasta 2.400 en el caso de familias numerosas especiales) en caso de ser ascendiente, o un hermano huérfano de padre y madre, de una familia numerosa. También en caso de ser una ascendiente separado legalmente con dos hijos; siempre que no se reciban anualidades por alimentos.

En este caso la administración permite aumentar hasta 600 euros al año por cada hijo que se tenga por encima del mínimo exigido para haber adquirido la categoría de familia numerosa o familia numerosa especial.