Portada > AUTÓNOMOS > Sin información y lleno de límites. El sistema que impide al autónomo apostar por la pensión pública

Sin información y lleno de límites. El sistema que impide al autónomo apostar por la pensión pública

Los trabajadores por cuenta propia se encuentran con diferentes trabas para poder optar a una pensión que supere la mínima.

Uno de los quebraderos de cabeza de los autónomos son las pensiones. Para un trabajador por cuenta propia resulta muy complicado alcanzar una jubilación como la de la mayoría de trabajadores por cuenta ajena. Lo que provoca que, en muchas ocasiones, acudan a planes de pensiones privados para, el día de mañana, poder compaginarlo con su pensión pública.

Cambiar las variables claves de las pensiones puede conllevar un riesgo político

Esta compleja situación para los autónomos se refleja en el análisis sobre la economía española realizado por FEDEA ‘Datos de Normativa de cotización y pensiones de trabajadores autónomos en España: ¿Se incentiva el ahorro de ciclo vital?’.

Tal y como se explica en el análisis, este problema con las pensiones públicas para los autónomos tiene difícil solución. Entre otras cosas porque uno de los factores para no realizar acciones para mejorar estos aspectos es el riesgo político que conllevaría. Aún así, sigue resultando imprescindible que estos trabajadores puedan saber con tiempo “el valor” de sus pensiones.

Lo ideal para los autónomos sería tener unas cotizaciones elevadas durante sus últimos 20 años de actividad

Dentro del documento se analizan los diferentes fallos que presenta el sistema actual. Los principales están relacionados con las bases de cotización que pueden elegir los autónomos en determinados momentos.

Uno de los cambios que se debería hacer al respecto sería sobre la elección de pagar cuotas elevadas a partir de los 47 años. De esta forma, se podría aumentar la cuantía de las pensiones una vez se jubile, pues el tramo de los últimos 20 años es uno de los que más cuenta en el cálculo. Si bien puede resultar complicado para algunos trabajadores por cuenta propia a nivel económico realizar este cambio, al menos tendrían la opción.

Tampoco se encuentra, como recoge el análisis, mucho sentido a la extensión de la base reguladora de la pensión de 15 a 25 años. Esto obligaría al autónomo a tener que empezar a elevar las bases reguladoras antes, cosa que resulta prácticamente imposible. Especialmente por los gastos que pueden llevar consigo edades más tempranas, como los hijos, o los pocos ingresos debido a haber comenzado la actividad.