Portada > AUTÓNOMOS > La razón legal por la que los ‘rider’ de Deliveroo tampoco pueden ser autónomos TRADE

La razón legal por la que los ‘rider’ de Deliveroo tampoco pueden ser autónomos TRADE

No eran los trabajadores los que organizaban su trabajo y los que, por sus propios medios, podían realizar la actividad. Todo dependía de la empresa.

No. Los ‘riders’ de Deliveroo no pueden considerarse tampoco TRADES. Algunas organizaciones de autónomos, y de los propios ‘riders’, apostaban por esta figura para calificar a estos profesionales.

Esto supone que serían autónomo económicamente dependientes, que perciben, al menos, el 75% de sus ingresos por parte de un mismo cliente. Pero una sentencia reciente acaba de confirmar que se les debe considerar y tratar como asalariados. Cerrando, además, la puerta a esta otra alternativa, a caballo entre el autónomo tradicional y el asalariado.

La organización parte de la empresa y no del trabajador

Tal y como refleja esta sentencia, uno de los principales motivos de la diferencia entre el TRADE y el asalariado es de dónde parte la organización. Cuando se trata de un autónomo, esta parte del propio profesional. Sin embargo, estos ‘riders’ “estaban sujetos al ámbito rector, organizativo y de dirección de Roofoods Spain SL (Deliveroo)”.

De hecho, en los horarios estipulados para el reparto, el trabajador no podía negarse a realizar estas labores. Asimismo, tenía que llevar el GPS activado mientras realizaba las entregas (para tenerlo localizado) y estaba expuesto a la valoración de los clientes. Se tenían en cuenta, además, otras cosas como su disponibilidad (en especial en horas puntas) o su tiempo de entrega de los pedidos.

Un “mal servicio” podía penalizar al ‘rider’

Si cualquiera de las circunstancias anteriores se incumplía o las valoraciones eran deficientes, se podía penalizar al trabajador. Por ejemplo, no garantizando una serie de pedidos mínimos o encargándole menos, haciendo que la minoración de los ingresos fuese acentuada. Incluso, si la empresa consideraba que, en el periodo de un mes, el trabajador no había cambiado esos “fallos” prescindía de sus servicios.

La sentencia deja, además, otro motivo referente a la organización por el que no se puede considerar TRADE a uno de estos ‘riders’. Y es que el trabajador no tenía los medios necesarios para poder realizar la actividad por sí solo, siempre vendría necesitando de la empresa. Así, explica, que con los únicos medios que poseyese el trabajador (bicicleta o moto y teléfono) no podría realizar la actividad en sí de los repartos del restaurante a las viviendas. Esta organización partía de Deliveroo.