Portada > AUTÓNOMOS > Autónomo: Últimos días para renunciar a la ayuda por COVID que recibiste

Autónomo: Últimos días para renunciar a la ayuda por COVID que recibiste

La Seguridad Social o la mutua reclamarán más adelante esta prestación si has dejado de cumplir con los requisitos.

Enero está a punto de finalizar y, con él, también se acaba el plazo para la renuncia voluntaria a la ayuda por Covid-19. Aquellos autónomos que así lo quieran tienen hasta el final de este mes para realizar esta renuncia y evitar, así, que sea a través de una reclamación por parte de la Mutua o de la propia Seguridad Social.

El plazo finaliza el 31 de enero

Tal y como recuerdan desde Iberley, los autónomos tienen la opción de renunciar a esta prestación extraordinaria. Esta renuncia puede hacerse en cualquier momento, siempre y cuando no se pase del plazo estipulado del 31 de enero. Esta renuncia tendrá efecto en febrero.

Así, los profesionales pueden realizar la devolución de la ayuda por cese de forma voluntaria. De esta forma, ni la Seguridad Social ni la mutua colaboradora podrán reclamar esta prestación si comprueban que ya no se cumplen los requisitos estipulados.

Si ya no se cumple alguno de los requisitos, se debe devolver

Esta prestación extraordinaria se creó para poder ayudar a aquellos profesionales a los que estaba afectado la crisis económica provocada por el coronavirus. Especialmente para aquellos a los que han estado afectando los cierres obligatorios por normativa o por el cumplimiento de las medidas sanitarias e higiénicas propuestas por las autoridades locales, regionales o nacionales.

Para poder percibir esta prestación, se estipularon una serie de requisitos. Si bien en el momento en que le fue concedida la ayuda los requisitos eran acordes a su situación, puede que esta haya cambiado a lo largo del trimestre y que el autónomo ya no cumpla con todas las condiciones.

Los requisitos requeridos eran: estar dado de alta, estar al día con el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social; no tener ingresos conseguidos en su actividad como trabajador por cuenta propia por encima del SMI durante el último trimestre de 2020; o, haber sufrido, en ese mismo periodo, una minoración de los ingresos de, al menos, un 50% con respecto al primer trimestre de ese mismo ejercicio.