Portada > AUTÓNOMOS PYMES STARTUPS > Guía para hacer un plan de empresa perfecto (que todo autónomo debería elaborar)

Guía para hacer un plan de empresa perfecto (que todo autónomo debería elaborar)

El plan de empresa resulta básico para el crecimiento del negocio pudiendo ser, además, una buena presentación para inversores o socios potenciales interesados.

Hacer un plan de empresa puede ser muy provechoso para el autónomo. Esto permitirá saber en todo momento cuáles son los objetivos de la empresa y las directrices a seguir. Así, serán más fáciles de conseguir la viabilidad de la compañía y su crecimiento, o el interés de los inversores.

A pesar de todos los beneficios que tiene, hacer un plan de empresa puede resultar complejo. Por ello, desde UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) han elaborado una guía para que resulte un trabajo menos tedioso y que no falte detalle.

Los primeros apartados serán para ubicar y conocer el negocio

Para comenzar, habrá que hablar sobre los datos básicos del proyecto. Debe incluir el nombre, dónde se encuentra, la forma jurídica, el número de trabajadores previstos y el sector de actividad. Esto permite presentar y ubicar el negocio de forma rápida.

En un segundo apartado será necesario presentar al promotor o promotores del proyecto. Para ello habrá que identificarlos (introduciendo sus datos personales), así como contar una breve historia profesional de cada uno. También se incluirán la situación económica-financiera y el grado de dedicación futura que tendrán con el proyecto.

Dentro del tercer apartado será donde se describan los productos o servicios de la empresa. Desde UPTA recomiendan hacer un apartado con la propia descripción y otro con los elementos innovadores o caracteres diferenciales que tienen con respecto a otros proyectos competidores.

La última descripción será la del negocio como tal. Este cuarto apartado debe incluir la descripción del plan de producción, los costes principales, cuáles son los proveedores más importantes y cómo son las instalaciones y maquinaria necesarias. Además, habrá que añadir una comparación con otras empresas que se dediquen al mismo sector.

Una parte del plan debe analizar la competencia y otra el mercado

El quinto punto puede resultar, quizá, el más complejo, ya que es en análisis del mercado. Sin embargo, también será uno de los más útiles para la empresa y para los inversores o socios interesados. En él habrá que incluir aspectos generales del sector y la evolución previsible. También conviene incluir los clientes, tanto los actuales como los potenciales.

En este punto también se analizará la competencia, incluyendo las empresas más importantes del sector, los datos más significativos sobre esta competencia y la evolución. Por último habrá que analizar la relación entre la oferta y la demanda.

El sexto apartado será el plan comercial de la compañía. Por un lado conviene describir la estrategia de ventas que se llevará a cabo, la distribución, los precios, etc. Por otro, cómo se va a dar a conocer el producto o servicio a través de promociones o publicidad, etc.

En caso de tener trabajadores en la empresa, y no ser un solo profesional por cuenta propia, el séptimo punto debe tratar sobre la organización y el personal. En él tendrán cabida la plantilla, su experiencia, si se tiene previsto llevar a cabo un plan de formación (y explicar cuál) o qué servicio externos se necesitan.

Además, también habrá que dedicar un par de apartados a los aspectos económicos del negocio. El octavo apartado, como describe la guía de UPTA, puede estar dedicado al plan de inversiones iniciales, en el que se incluirán los precios.

El noveno y último punto será para la cuenta de ganancias y pérdidas. En él se especificarán los ingresos y los gastos que vaya teniendo el negocio.