Portada > AUTÓNOMOS > Estoy cobrando el paro y me sale un sólo proyecto: ¿lo tengo que declarar?

Estoy cobrando el paro y me sale un sólo proyecto: ¿lo tengo que declarar?

Todos los rendimientos derivados de una actividad económica están sujetos al IRPF y así deben declararse.

Puede darse el caso de que, estando desempleado (cobrando prestación) surja un proyecto puntual a realizar como autónomo. Muchos trabajadores no saben cómo actuar en estos casos, pues surgen diferentes dudas: ¿Es necesario darse de alta? ¿Debo declararlo? La Dirección General de Tributos (DGT), perteneciente al Ministerio de Hacienda, lo aclara.

Debe darse de alta en el Censo de la AEAT

Una trabajadora en desempleo se ha dirigido a la DGT con una cuestión muy común. No se encuentra trabajando (está desempleada cobrando su prestación) pero le ha salido un trabajo puntual para crear la imagen corporativa de una empresa. No va a darse de alta como trabajadora autónoma en la Seguridad Social (al considerarlo un trabajo puntual) y no sabe si, cuando cobre por dicha actividad, estará sometida a retención a cuenta del IRPF.

En primer lugar, la DGT no se pronuncia sobre si será necesaria el alta en la Seguridad Social, para ello redirigen a la consultante a dicho organismo. Y es que este es un asunto complejo: si bien la ley dice que sí, la justicia defiende que siendo un trabajo esporádico y sin alcanzar el SMI, no es necesario este alta. Lo que sí aclaran es que, en el ámbito fiscal, tendrá que darse de alta en el Censo de las Oficinas de la AEAT, ya que se trata de una actividad económica profesional por cuenta propia.

El IRPF debe constar en las declaraciones anuales

Además, deberá declarar el IRPF. Con relación a este impuesto la entidad señala que todos los rendimiento derivados de una actividad económica deberán incluirse dentro de la declaración de IRPF anual. Es decir, tiene que tributar como se viene haciendo con cualquier otra actividad económica, esté o no en alta como trabajadora autónoma en este caso.

La DGT también incluye los dos supuestos en los que se debe retener a cuenta el IRPF. El primero de ellos es que el pagador de la renta sea un obligado a retener a cuenta. El segundo que la renta esté sometida a la obligación de retener.

En este caso, la entidad apunta a que se cumplen los dos casos. Por un lado porque el pagador es una empresa y, por otro, porque los rendimientos de actividades económicas derivados de actividades profesionales están sometidas a esta retención a cuenta.