Portada > AUTÓNOMOS > Todas las formas para cobrar cese de actividad tras los últimos cambios en autónomo

Todas las formas para cobrar cese de actividad tras los últimos cambios en autónomo

Continúan existiendo cuatro opciones para solicitar la prestación por cese de actividad, incluyendo una para los trabajadores de temporada.

El Gobierno ya ha publicado los nuevos requisitos, duraciones y cotizaciones para los ceses de actividad. Estos se han publicado en el Real Decreto Ley 11/2021 de 27 de mayo, y desde la mutua Umivale han hecho un resumen con los datos a tener en cuenta en los cuatro tipo distintos de prestación.

En todos ellos será necesario estar al corriente de las cuotas con la Seguridad Social. Además, en caso de tener trabajadores a cargo, también se debe estar al día en cuanto a sus obligaciones.

El cese por suspensión no será compatible con otra actividad por cuenta propia

La primera prestación será por suspensión de actividades por resolución de autoridad. En caso de que esta se tome a partir del día 1 de junio, los requisitos serán estar afiliado y en alta al menos 30 días naturales antes de dicha fecha. Por otro lado, si la resolución se adoptase antes del 1 de junio, habría que estar afiliado y en alta antes de esa fecha. Asimismo, habrá que continuar en alta durante el tiempo en que se cobre la prestación.

El inicio de la prestación dependerá del momento de la solicitud. Así, solicitándola en los 21 días naturales siguientes a la resolución, su inicio será al día siguiente a la resolución de cierre. En este caso, se estará exento de las cotizaciones desde el primer día del mes en que se decreta el cierre, hasta el último día del mes siguiente en el que se acabe esta medida.

Si se solicita después de esos 21 días, se iniciará el primer día del mes siguiente al que se haya realizado esta solicitud. Se estará exento de pagar las cotizaciones desde el mismo día en que se pueda percibir la prestación y hasta el último día del mes siguiente en que se acabe la medida.

Por otro lado, en caso de tratarse de una resolución anterior al 1 de junio, y que no se estuviese recibiendo la ayuda, debe pedirse antes del día 21 de junio para que se inicie desde el día 1 de ese mes. La exención de pago de cuotas será desde el 1 de junio y hasta el último día del mes siguiente en que se acabe la medida.

En cualquiera de las tres situaciones, la prestación finalizará el último día del mes de la suspensión de la actividad o bien el 30 de septiembre de este mismo año.

En lo que respecta al base de cálculo de la prestación, esta será, por lo general, del 70% de la base de cotización mínima de su actividad. Se bajará hasta el 40% si hay dos personas, de primer grado de parentesco, que tengan derecho a ella y convivan en el mismo domicilio.

Esta prestación no se podrá compatibilizar con ningún trabajo por cuenta ajena que supere en 1,25 veces el SMI, ni con otra actividad por cuenta propia. Tampoco con rendimientos de una sociedad con la actividad suspendida, con ayudas a la paralización de la flota o ayudas de la Seguridad Social incompatibles con su actividad.

Se cobrará el 50% de la prestación en el cese compatible con el trabajo por cuenta propia

En segundo lugar está el cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia. Estos tendrán que estar en alta y afiliados el 1 de junio. Deben mantenerse así durante todo el tiempo que cobren la prestación. Además deben cumplirse una serie de requisitos más: no haber cumplido la edad de jubilación, salvo que no se haya cumplido la carencia necesaria; no haber agotado los periodos de prestación recogidos en el artículo 338.1 del TRLGSS o contar con la cobertura por cese desde el mes de junio de 2020 al mismo mes de 2021.

En lo que respecta a los rendimientos netos del segundo y tercer trimestre de este ejercicio, no podrán superar los 7.980 euros. Así mismo, la reducción de ingresos por cuenta propia debe ser de más del 50% en el segundo y tercer trimestre, haciendo la comparativa con los mismos periodos de 2019.

En caso de que se solicite en los primeros 21 días naturales de junio, se tendrá en cuenta el inicio de la prestación como el 1 de junio. En cambio, si se solicita a partir del 22, se aplicará desde el primer día del mes siguiente a la solicitud. Sea cual sea la fecha en que se comience a percibir la prestación esta finalizará el 30 de septiembre.

Se deberán ingresar todas las cotizaciones, aunque la mutua pagará, además de la prestación, parte de las cotizaciones por contingencias comunes. Asimismo, la cuantía a cobrar será de un 70% de la base de cotización, o de un 50% de la cotización mínima de su actividad si se compatibiliza con actividad por cuenta ajena. De todos modos, la prestación no podrá compatibilizarse si los ingresos del trabajo por cuenta propia y por cuenta ajena suponen 2,2 veces el SMI, y el trabajo por cuenta propia supere el SMI en 1,25.

Más modalidades de cese

También hay un cese previsto para aquellos autónomos que no puedan acogerse a este cese anterior. Coincidirán tanto las fechas de solicitud, como el inicio y finalización de la prestación y la obligación de ingresar las cotizaciones.

Sin embargo, los requisitos o condiciones serán: estar percibiendo el 31 de mayo la prestación compatible con el trabajo por cuenta propia, la extraordinaria para trabajadores autónomos que no tenían cabida en los ceses del RD-L anterior; no tener rendimientos netos por cuenta propia superiores a 6.650 euros en el segundo o tercer trimestre; y acreditar que durante este periodo se tienen unos ingresos inferiores a los conseguidos en el primer periodo de 2020.

Para este cese, la cuantía será del 50% de la base mínima de cotización según su actividad, o del 40% de la misma si en su domicilio convive otra persona (hasta primer grado de consanguinidad o afinidad) con derecho a esta prestación.

No se podrá percibir si: se realiza otro trabajo o actividad por cuenta ajena o propia: si se reciben rendimientos de una sociedad; cuando se tengan ayudas a la paralización de la flota o si se perciben rendimientos de una sociedad.

Los trabajadores de temporada no tendrán obligación de cotizar

Por último, los autónomos de temporada también tienen derecho a una prestación por cese de actividad. Los plazos de solicitud, inicio y fin de la prestación, en este caso coincidirán con el cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia y la prestación para autónomos que no puedan acceder a este.

Estos autónomos tendrán acceso a la prestación si hubiesen estado en alta y cotizando en el reta, durante los años 2018 y 2019, un mínimo de cuatro y un máximo de siete mes. De ellos, dos deben haber sido entre los meses estivales (junio y septiembre).

Se comprobará que no haya estado en alta por cuenta ajena más de 120 días entre 2018 y 2019, o más de 60 días en el segundo y tercer trimestre del presente ejercicio. Tampoco puede haber obtenido durante este último periodo unos ingresos netos superiores a 6.650 euros.

La prestación será de un 70% de la base de cotización mínima de su actividad y, además, no tendrán la obligación de cotizar durante ese tiempo. Sin embargo, no la podrán obtener si realiza algún trabajo por cuenta ajena, si reciben ayudas a la paralización de la flota o si con ayudas de la Seguridad Social incompatibles con su actividad.