Portada > AUTÓNOMOS > Autónomos e hipotecas: lo que necesitas saber para conseguirlas

Autónomos e hipotecas: lo que necesitas saber para conseguirlas

Será necesario presentar documentaciones para demostrar la viabilidad económica personal y también del negocio.

Conseguir hipoteca puede ser complicado. Más aún cuando el solicitante es un trabajador por cuenta propia que suele tener más problemas a la hora de demostrar su solvencia económica. Por ello, desde Rastreator han reunido los requisitos y condiciones imprescindibles para poder acceder a estos préstamos siendo autónomo.

Hay que presentar documentaciones que acrediten la solvencia

Al igual que sucede con el resto de personas que quieren acceder a una hipoteca, los autónomos tendrán que presentar diferentes tipos de documentaciones. Con ellas se pretende demostrar que se puede hacer frente al pago de las cuotas y se tiene viabilidad económica.

Entre estos documentos se encuentran una vida laboral actualizada y una acreditación de la trayectoria profesional. También habrá que entregar un resumen ejecutivo en el que queden claros tanto la capacidad de pago como la solvencia.

Asimismo, conviene entregar toda la información disponible acerca de la empresa. Esto se puede hacer mediante un dossier informativo que permita conocer todo lo que ha ocurrido hasta el momento y también las previsiones de futuro. También conviene adjuntar, completa, la información fiscal y contable.

Por último, el resto de deuda y préstamos que se tengan también cobrarán importancia al solicitar una hipoteca. Por ello se recomienda presentar los últimos recibos del resto de créditos activos y extractos bancarios que acrediten la capacidad de ahorro.

Conviene tener un 30% del valor de la vivienda ahorrado

Además de toda la documentación, siempre habrá que cumplir los requisitos establecidos por la entidad de crédito para poder solicitar la hipoteca. Estos pueden variar en función del banco e, incluso, del tipo de producto que se contrata.

Por otro lado, siempre habrá que tener un ahorro previo (en torno al 30% de la hipoteca solicitada) para hacer frente a los primeros gastos. Estos corresponden a la operación de compraventa del inmueble (10%) y a parte del valor del coste de la vivienda (20%) que no cubre el préstamo.