Portada > AUTÓNOMOS > Renting: la alternativa para que los autónomos accedan a un vehículo

Renting: la alternativa para que los autónomos accedan a un vehículo

Además de saber cada mes el gasto que supone el vehículo, cuando se usa para la actividad de forma exclusiva se pueden deducir tanto el IPRF como el IVA al 100%.

Hace años, la adquisición de un vehículo era una de las principales aspiraciones de cualquier persona. Esto incluye a los trabajadores por cuenta propia que, además, necesitaban de ellos para practicar su actividad. Sin embargo, los nuevos tiempos han ido trayendo otras opciones al mercado y cambios en el consumo de productos o servicios. Es el caso del renting de vehículos.

La cuota mensual incluye todos los gastos del vehículo

El renting se ha convertido en una de las opciones más utilizadas por autónomos y pymes. Pero, ¿qué es?. Se trata de una modalidad en la que el profesional o empresa firma un contrato de entre 12 y 60 meses por el uso de un vehículo, a cambio de una cuota mensual.

Esta cuota funciona diferente a lo que supone pagar un vehículo comprado, ya que incluye el seguro, gastos de mantenimiento, reparaciones e incluso los impuestos de circulación. Supone, por tanto, una tranquilidad para el profesional, que no se tiene que preocupar de gastos extra. Este punto resulta aún más atractivo cuando no se trata solo de un vehículo, sino que se necesita una pequeña flota para la compañía.

Con el renting se puede mantener siempre el vehículo actualizado o adaptado a las necesidades de la actividad, ya que cuando finaliza el contrato se puede optar a otro vehículo. Además, en algunos casos, la compañía con la que se ha firmado este acuerdo también ofrece la opción de adquirir el vehículo de renting con algunas ventajas. Sin embargo, no es obligatoria su compra.

Se pueden deducir IRPF e IVA

Pero la comodidad y tranquilidad en cuanto a gastos o para cambiar de vehículo no son las únicas ventajas que presenta el renting. En cuanto al desembolso, permite no tener que realizar ninguna inversión inicial grande, como sí supone en la mayoría de ocasiones adquirir un vehículo.

Asimismo, existen ventajas fiscales para los autónomos que optan por esta especialidad. De esta forma, si el vehículo se utiliza de forma íntegra para la actividad se podrán deducir el 100% de la mensualidad en el IRPF. También se puede deducir el 100% el IVA u optar por un 50% cuando el uso sea mixto (actividad profesional y personal).