Portada > AUTÓNOMOS > Cómo deducirse como autónomo los gastos domésticos por teletrabajar

Cómo deducirse como autónomo los gastos domésticos por teletrabajar

Hacienda permitite deducir determinados gastos, como el alquiler o los suministros, en el IVA y el IRPF.

Cada vez son más los autónomos que trabajan desde su domicilio. Esto supone un ahorro al no tener que pagar el alquiler o los suministros de un local. Sin embargo, lo que muchos no saben, es que existe la opción de desgravar determinados gastos aún trabajando desde casa.

Desde el portal ‘Ideas para tu empresa’, de Vodafone, han recogido qué gastos son los que se pueden descontar y cómo hacerlo.

No es necesario que la vivienda sea en propiedad

Los autónomos podrán deducir en el IVA e IRPF los considerados como gastos deducibles. Estos deben estar siempre relacionados con la actividad económica, registrarse en el libro de gastos y que una factura los justifique.

Dentro de estos gastos pueden estar la vivienda (incluso siendo de alquiler) y otros gastos relacionados con la misma. Sin ir más lejos, la nueva ley de autónomos recoge que se podrá desgravar en el IRPF el IBI, el seguro, la comunidad o la tasa de basuras; teniendo en cuanta a siempre la proporcionalidad de la vivienda que se utiliza para la actividad.

Hay que tener en cuenta que Hacienda necesita saber cuál es la parte que se dedica a la actividad. Se puede hacer a través de los modelos 036 y 037. Además, una de las exigencias es que este espacio se dedique de forma prácticamente exclusiva a la actividad.

Si se está viviendo de alquiler, también se podrán aplicar deducciones. En este caso, de nuevo, se exigirá el uso para la actividad. Pero, además, se exigirán dos contratos distintos con el propietario. Por un lado, el alquiler de la vivienda y, por otro, el alquiler como centro de trabajo. La parte que contará como gasto deducible será la del espacio que esté delimitado en este segundo contrato.

Los suministros también son deducibles

Los diferentes suministros también cuentan para la deducción. Por ejemplo, se podrán desgravar la luz, el agua o línea de telefonía fija e internet. En este caso, de nuevo, se deberá aplicar la proporcionalidad, aunque con los porcentajes ya marcados. En este caso, se aplicará un 30%. Pero no se podrá aplicar al total de la vivienda, si no al porcentaje utilizado para la actividad.

Por su parte, otros gastos como material utilizado para la actividad: ordenador, transporte, página web y dietas, o hasta la telefonía móvil, deben justificarse para poder deducirse. En este caso se seguirá la norma general que se ha venido aplicando en los últimos años.